Cálculos Coraliformes

Cálculos Coraliformes

En algunos casos, los cálculos en el riñón, son tan grandes que adquieren la forma de la pelvis renal y se extienden hacia los cálices, tomando la forma de un coral o astas de alce, por lo que los llamamos “Coraliformes”  

Algunos de los factores de riesgo para la formación de cálculos coraliformes incluyen el antecedente de cálculos, alteraciones metabólicas, Diabetes e infecciones urinarias de repetición. Si Una persona presenta cálculos coraliformes e infecciones recurrentes, éstas no cesarán hasta que el cálculo sea retirado.  

El incremento en el riesgo de formar cálculos coraliformes por la presencia de infecciones urinarias, se debe a que las infecciones disminuyen la cantidad de una sustancia protectora en la orina llamada Citrato. Existen algunas bacterias (Proteus, Klebsiella, Pseudomonas, Serratia y Estafilococo) que alteran una sustancia presente en la orina llamada urea, lo que provocará que se forme amonio y bicarbonato, generando una alcalinización de la orina. Este aumento en el pH de la orina favorece el acúmulo de las sustancias necesarias para formar estos cálculos coraliformes.  

Cuando una persona es diagnosticada con cálculos coraliformes, éstos deben ser tratados, de no hacerlo, se producirá un deterioro progresivo de la función renal de forma irreversible. El cálculo probablemente siga creciendo, destruyendo así al riñón. Otro punto importante es que la presencia del cálculo coraliforme favorecerá las infecciones urinarias continuas, o en algunos casos infecciones que pueden poner en riesgo la vida (sepsis).  

El tratamiento de elección para estos casos es la NEFROLITOTOMÍA PERCUTÁNEA, procedimiento mínimamente invasivo, con una alta tasa de efectividad (mayor del 85%). Este tipo de cirugía también se realiza cuando existen múltiples cálculos en los riñones o que sean mayores de 2 cm. En algunos casos el daño renal es tan severo y su funcionamiento nulo, en el que la mejor opción de tratamiento para manejar el dolor y las infecciones es quitar el riñón en su totalidad. Esto puede ser por cirugía abierta o laparoscópica. 

La NEFROLITOTOMÍA PERCUTÁNEA, es una cirugía en la que se realiza una punción directamente desde la espalda hacia el riñón, lo que nos permitirá tener un acceso directo al interior del riñón, y trabajar de forma más sencilla sobre la piedra, misma que se fragmentará y extraerá. Dependiendo de la complejidad y el tamaño del cálculo, se podrá requerir realizar esta intervención en uno o varios pasos. Cada caso es discutido previamente con el paciente, ofreciendo siempre la mejor opción terapéutica.  

La recuperación después de este procedimiento es mucho más corto en comparación con las cirugías abiertas, regresando a sus actividades cotidianas de forma más fácil.  

Algunas de las complicaciones que se pueden presentar con este tipo de procedimiento son: lesión de vasos sanguíneos, lesión del colon, pérdida del riñón, pneumotórax, sepsis, etc.  

Dejar un comentario

Tu email no será publicado